Fallece el artista plástico Carlos Páez Vilaró

  • How to pour the perfect cup of beer

    How to pour the perfect cup of beer

    How to pour the perfect cup of beer

    Pouring a perfect cup of beer that doesn’t overflow with foam is not easy if you’re not an expert. Master Brewer of Archipelago, Robert Beck, shows us how its done, with two different results — less foam, or more foam. …

  • Aide and SEA Games football squad pay tribute to Sabah quake victims

    Aide and SEA Games football squad pay tribute to Sabah quake victims

    Aide and SEA Games football squad pay tribute to Sabah quake victims

    Aide and SEA Games football squad pay tribute to Sabah quake victims at Tankong Katong Primary School. The Sabah quake tragedy hits home for Aide because he knew some of the victims personally. Footballer Sahil Suhaimi was also a former TKPS student. …

  • Experience Tropical North Queensland in one minute

    Experience Tropical North Queensland in one minute

    Experience Tropical North Queensland in one minute

    Experience Tropical North Queensland in one minute. From exploring the Great Barrier Reef to a trip of a lifetime on the hot air balloon. Video by Ahmad JIhadi. …

MONTEVIDEO, Uruguay (AP) — El artista plástico uruguayo Carlos Páez Vilaró murió el lunes en Casapueblo, la residencia que él mismo había construido a orillas del mar y a la que había definido como una "escultura viviente". Tenía 90 años.

"No hay un pésame. Papá trabajó hasta el último día, la única frase que le cabe es 'que descanse en paz'. Hasta el último minuto estuvo laburando y pensando proyectos para adelante. Eso fue lo que lo mantuvo hasta los 90 años. Si me tocara vivir una vida así, yo firmo, porque llegó lúcido e impecable, con seis hijos. Murió hace dos horas y no paran de sonar los teléfonos. Fue un referente para todo el Uruguay", dijo su hijo Carlos al canal 12 de la televisión local.

Pintor, escultor y ceramista, Páez Vilaró estuvo desde joven muy vinculado a la cultura de los negros uruguayos, que inspiró buena parte de su obra. Nueve días antes de morir participó del desfile de Llamadas, la fiesta más tradicional el carnaval uruguayo, en la cual las comparsas de "negros y lubolos (blancos pintados de negro)" marchan haciendo sonar sus tambores al ritmo del candombe, música de origen africano traída por los esclavos.

En esa oportunidad, el pintor anunció que era la última vez que desfilaba en las Llamadas.

Páez Vilaró nació en Montevideo el 1 de noviembre de 1923. Fue autodidacta e incursionó también la música, la arquitectura y la escritura de guiones.

En la década de 1940, motivado por el tema del candombe, comenzó a decorar los tambores de las comparsas afrouruguayas, en un momento en que la fiesta de los descendientes africanos no gozaba de la aceptación masiva de hoy. Su pasión por las fiestas y la cultura afro no lo abandonó nunca. Los motivos de sus coloridos cuadros recorrieron todos los tópicos de la cultura negra local y su pasión lo llevó a recorrer buena parte de África, donde visitó Liberia, Senegal, Congo, Camerún y Nigeria.

En ese continente trabajó como coguionista de la película Batouk, que cerró el festival de Cannes en 1967.

En 1972 le tocó vivir uno de los momentos más duros de su vida, cuando el avión en el cual viajaba su hijo Carlos, junto con sus compañeros de un equipo de rugby, se estrelló en la cordillera de los Andes. Páez Vilaró nunca dio por perdido a su hijo y fue uno de los padres que insistió en continuar buscando a los muchachos desparecidos en la montaña, a pesar de que la búsqueda oficial por parte de las autoridades había sido abandonada. Finalmente y tras 72 días, el hijo del pintor fue uno de los 16 jóvenes que apareció con vida. El caso, conocido como el "milagro de los Andes", ha sido contado en libros y películas de cine.

Destacado muralista, sus coloridas obras se pueden apreciar en decenas de edificios públicos en distintas partes del mundo: desde la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, a la Biblioteca Nacional argentina en Buenos Aires. Convencido de que el color podía aliviar el dolor, pintó murales en hospitales, como el Hospital de San Fernando (Chile), el Hospital de Niños de Anillaco (La Rioja, Argentina) y el Hospital de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos).

Páez Vilaró falleció en Casapueblo, una residencia de formas impredecibles, considerada una "escultura habitable" que construyó por sus propias manos en los acantilados de Punta Ballena, frente al mar, a 16 kilómetros del balneario de Punta de Este, cuyas formas remiten a las obras de Antoni Gaudi en Barcelona o a la casa de Salvador Dali en la Costa Brava de España. La construcción comenzó en la década del 50 y se fue ampliando y modificando año a año. Allí vivía el artista, tenía su taller, un museo y también funciona un hotel.

Loading...

Latest News

Makanation