Infanta española comparece ante juez en Palma

PALMA DE MALLORCA, España (AP) — La infanta Cristina ingresó el sábado en un tribunal para una histórica vista judicial en la que se pretende aclarar si ella y su esposo hicieron uso ilegal de fondos de una compañía para sufragar fiestas ostentosas en el palacete modernista de la pareja en Barcelona.

Cristina, la primera integrante de la familia real española que enfrenta un interrogatorio en un juzgado desde la restauración de la monarquía en 1975, enfrentó las preguntas del juez de instrucción José Castro como imputada en fraude fiscal y lavado de dinero.

Afuera del tribunal, decenas de manifestantes contrarios a la monarquía escenificaron una silbatina y gritaron lemas contra la realeza española

"Sangre real, justicia irreal", y "fuera, fuera, la corona española", eran algunos de los gritos que retumbaban en las calles que rodean el edificio de los juzgados en la ciudad.

Cristina llegó al juzgado en vehículo en vez de caminar alrededor de 50 pasos bajo los reflectores de la prensa hasta la puerta del lugar, en el equivalente de una "pasarela" para alguien fuera de la ley.

Muchos españoles que habían estado expectantes frente a los televisores estaban intrigados si haría el recorrido a pie o si se le acercaría en vehículo hasta los juzgados. Antes de su ingreso en el edificio, Cristina sonrió a la prensa que se había aglomerado afuera del juzgado.

Los problemas judiciales de la hija menor del rey Juan Carlos han dañado seriamente la imagen de la monarquía española en momentos en que el país registra un elevado desempleo de 26% y persiste el enfado de la ciudadanía ante la corrupción política, las impopulares alzas de impuestos y los recortes a los programas sociales del gobierno, que son muy apreciados en el país.

La infanta cruzó un detector de metales antes de su ingreso en la sala de vistas donde respondería directamente a las preguntas desde una silla con un respaldo alto frente a Castro.

En una pared detrás del juez cuelga un retrato del padre de la infanta, el rey Juan Carlos que es el jefe de estado.

El uso, o presunto abuso, de fondos de una compañía para cubrir los gastos personales de la infanta figuran entre la evidencia que Castro ha compilado minuciosamente durante meses.

Cristina fue citada ante el juzgado para que Castro pueda interrogarla sobre finanzas relacionadas con una firma consultora y de bienes raíces llamada Aizoon, propiedad de Cristiana y su esposo Iñaki Urgandarín.

Castro describo a Aizoon como una "empresa pantalla" en los documentos que obran en el juzgado.

___

Harold Heckle, en Madrid, contribuyó a este despacho.

Loading...

Most Popular Stories